Datarock hizo delirar a Niceto en su regreso al país

El pasado 24 a la madrugada, los noruegos de Datarock abrieron el ciclo EMBASSY en Niceto Club. En su segunda visita al país, la banda liderada por Fredrik Saroea y Kjetil Moster demostró cómo menos de una hora es suficiente para desplegar un gran show y cumplir con todas las expectativas que se fueron alimentando desde aquella tan exitosa (como inesperada) presentación en el Personal Fest del 2007.

Todo en la noche se atrasó un poco de lo que estaba pautado, y recién a las tres de la mañana una foto de la banda proyectada en el telón del escenario marcó el comienzo de la fiesta que desatarían segundos mas tarde los cuatro encapuchados, la dupla de Saroea y Moster, acompañada por Thomas Larssen en el bajo y Tarjei Strom en batería.

Ya en escena, los cuatro, vestidos con sus conocidos equipos rojos, no tardaron nada en demostrar sus altas dosis de locura y talento. De inmediato contagiaron toda la energía de su electro rock a un público heterogéneo (muchos fueron ver a Carca, ícono del rock local, y a Dj KEEM en las bandejas) que festejó y bailó sus canciones de principio a fin. Mientras Fredrik desplegaba todo su carisma y arengaba al público con una energía envidiable, Moster, responsable del teclado (y de las voces junto a Fredrik), tuvo sus momentos para demostrar su gran habilidad con el saxo.

El repertorio de cincuenta minutos contó con hits como “Fa Fa Fa”, “Computer Camp Love”, “I Used To Dance With My Daddy” de su disco debut, Datarock Datarock de 2005; y temas más recientes como “True Stories” de su segundo LP, Red, lanzado en 2009. También hubo espacio para estrenos. Sí, los noruegos presentaron “California”, de su reciente EP, y su nuevo single “Catcher in the Rye”, que la banda definió y sintetizó como el más extravagante de la historia. Y por lo visto su lanzamiento cumple con lo dicho, porque su formato, lejos del convencional, consiste en un USB que es un juguete en forma de diamante rojo.

El final, fiel a su estilo, fue una rareza: una vez más (porque lo vienen haciendo en presentaciones anteriores) Datarock cerró con una cómica y extraña versión del clásico tema “The Time of My life”, donde por momentos corría la pista original y por momentos se los podía escuchar a ellos a capella.

Ahora, los noruegos siguen viaje hacia Chile para presentarse en el Lollapalooza el sábado 2 de abril.

Fotos: Matias Altbach